viernes, 30 de abril de 2010

Masoquismo

La oferta era demasiado tentadora ¿Y por qué no?, de cualquier manera… cualquier cosa, la que fuera con tal de que su corazón no se detuviera, al menos si estaba en mis manos el conservarlo latiendo.

Perfecto, perfecto…Pensó Alice reteniendo una de sus premoniciones ¡No se te ocurra cambiar de idea, no pienses en otra resolución!, no hasta que termine.

Entonces, Alice se alejó de nuestro lado y se dirigió hacia Aro. Nos volvimos a mirarla. Ella había levantado la mano igual que Aro.
Alice no dijo nada y Aro despachó a su guardia cuando acudieron a impedir que se acercara.
Aro se reunió con ella a mitad del camino y le tomó la mano con un destello ávido y codicioso en los ojos.

Inclinó la cabeza hacia las manos de ambos, que se tocaban.
Aro ahora se dedicaba a escanearla, y pude ver al final la visión que estaba reteniendo. Otra vez Bella… como en muchas otras visiones. Sus ojos de un color dorado, estaba pálida al igual que yo y la luz del sol que incidía sobre ella la hacía brillar tenuemente, mientras ella y yo corríamos por el bosque persiguiendo a un alce.
… Era nuestra salvación, Aro le creía a Alice.

−Ja, ja, ja −rió, aun con la cabeza vencida hacia delante. Lentamente alzó los ojos, que relucían de entusiasmo− ¡Eso ha sido fascinante!

−Me alegra que lo hayas disfrutado.

−Ver las mismas cosas que tú ves, ¡sobre todo las que aún no han sucedido! −sacudió la cabeza, maravillado.

−Pero eso está por suceder −le recordó Alice con voz tranquila, al menos por ahora…

−Sí, sí, está bastante definido. No hay problema, por supuesto.
Cayo estaba que echaba humo, mientras que en mí ya había florecido una vez más la esperanza. ¡Perfecto!, ¡perfecto!, viviremos. No cambia duda en aquello, Aro nos había perdonado.
−Aro −se quejó Cayo Conciliador insoportable.

-¡Tranquilízate, querido Cayo! −Aro sonreía− ¡Piensa en las pasibilidades! Ellos no se van a unir a nosotros hoy, pero simpre existe la esperanza de que ocurra en el futuro. Imagina la dicha que aportaría la joven Alice a nuestra pequeña comunidad…Además siento una terrible curiosidad por ver ¡como entra Bella en acción! Deben de visitarnos en una par de años. Tengo una curiosidad ansiosa de ver como se desarrolla esta jovencita.

Ignoré su primer comentario, tratando de no alterar aún el acuerdo de las cosas. Bien podría volver a tomar la manos de Alice y asegurarse de que la decisión seguía en mi pie… debía forzarme a mantener mi resolución, por terrible que pareciera.
−En tal caso ¿somos libres de irnos ahora?

−Sí, sí −contestó Aro en tono agradable− pero, por favor, visítenos de nuevo. ¡Ha sido absolutamente apasionante!
−Nosotros también los visitaremos para cerciorarnos de que la han transformado en una de los nuestros prometió Cayo− Si yo estuviera en su lugar, no lo demoraría demasiado. No ofrecemos segundas oportunidades.
Y ahí va otra vez a provocarme. Contrólate Edward, contrólate.

Cayo esbozó una sonrisita de suficiencia y se deslizó hacia donde Marco permanecía sentado. Inmóvil e indiferente, su mente no había proferido el más mínimo de los pensamientos relacionados con nuestra conversación. Ya no le importábamos, un punto más a nuestro favor.
Maldita sea, al menos hubieran dejado a la humana… me muero de sed. Félix gimió. Yo me imagine descuartizándolo.
−Ah, Félix, paciencia. Heidi estará aquí de un momento a otro.

−Mmm. En tal caso, quizá convendría que nos marcháramos cuanto antes.

−Sí coincidió Aro. Es una buena idea. Los accidentes ocurren. Por favor, si no les importa, esperen hasta que se haga de noche.

−Por supuesto acepté inmediatamente. Auque me ponía bastante ansioso el esperar. Quería sacar a Bella lo más pronto posible de aquí… era demasiado aterrador para ella. No sabía que consecuencias traería esto después. A pesar de ser humana con un nivel poco natural de valentía, eso tendría efectos secundarios.

…Una vez más la culpa de exponerla al peligro regresó a mí, me recordé no tomar las mismas resoluciones, los mismos errores. Esta vez, y las próximas en el futuro, sería mucho más precavido.
−Y toma Pidió a Félix la capa negra que portaba. Casi sonreí al escuchar la indignación en sus pensamientos. Llévate ésta. Llamas un poco la atención.
No tuve más opción, me coloqué la capa negra, esperando poder tirarla en la primera oportunidad, era verdaderamente incomodo llevar esa ridícula capa.
Aro suspiró. −Te sienta bien. Chico, permíteme soñar.
Reí entre dientes, aunque el comentario no me hacia la más mínima gracia.
−Gracias, Aro. Esperaremos abajo.

−Adiós, mis jóvenes amigos −contestó Aro, una vez más con el empalagoso tono hospitalario y alegre.

−Vámonos −apremié dirigiéndonos a las puertas de madera. Por hoy, habíamos sobrevivido. Aunque aún quedaban muchas cosas por decir.

−¿Se encuentran bien las dos? −pregunté entre dientes. Aunque conocía a la perfección el estado de una de ellas. Alice estaba en paz, segura de que ya no habría nada que se interpusiera en el camino de regreso a casa. Su mente solo se concentraba en una sola palabra: Jasper.

Mi pregunta en realidad iba con un extraño camuflaje…debí haber dicho; “Bella, mi amor, dime por favor que te encuentras bien”. Aún así, ella lucia consumida, completamente aterrorizada, temblando de pies a cabeza… de una manera alarmante. Comencé a sentirme suficientemente ansioso como para tomarla entre mis brazos, apretarla contra mi y escupirle todo el amor que ella provocaba en mi, que todo iría bien de ahora en adelante. Qué jamás dejaría que sintiera miedo en la que restaba de su vida.

Pero, ¿y qué si formulaba la pregunta tal y como era?, ¿y si el solo hecho de llamarla “amor le provocaba más miedo?, ¿sentiría ella la necesidad de ser abrazada por una vampiro después de la escena que acabábamos de presenciar?...
Los temblores de Bella se hicieron cada vez más fuertes, esta vez acompañados por lamentos, gemidos y sonidos irregulares que se producían desde su pecho.
−Será mejor que la sientes antes de que se desplome −aconsejó Alice2210032 va a caerse a pedazos.

−Silencio, Bella, calma −No tuve tiempo de vacilar en si debía ser yo quien la consolara al guiarla para sentarse en uno de los sillones de aquella recepción. Gianna, en el mostrador estallaba de curiosidad. Y para rematarla… estaba recelosa y dispuesta a llamar a sus amos por cualquier estupidez que se le ocurriera.

−Creo que se está poniendo histérica. Quizás deberías darle una bofetada −sugirió Alice. Su tranquilidad me frustro y la impotencia me puso más tenso. ¿Cómo consolarla?, ¿cómo hacerla sentir mejor cuando yo pertenecía a aquello que la había dejado en estado de shock?.
Comenzaba a confundir la necesidad de consolarla y hacerla sentir protegida, con la urgencia e impaciencia que tenía de sentirla conmigo, tocarla… palpar la prueba de que ella de verdad existía, de que estaba conmigo… aquí, viva.

Verla de esa manera, frágil y asustada, no ayudaba absolutamente en nada. Solo hacia que la tentación y la preocupación se hicieran más grandes. Le repetí varias veces “Todo esta bien, ahora estamos a salvo”. Pero las palabras no hacían el efecto esperado, tendría que recurrir a otros medios.
La tomé entre mis brazos, cubriéndola con la capa que Aro me había obsequiado para evitar su contacto con mi frío pecho. Fue ahí donde el dolor se hizo delicioso.

Dolor; si, porque sabía de ante mano que ella estaba sufriendo, que ya antes me había planteado que preferiría que me desgarraran desde lo más profundo de mi alma, antes de verla derramar aunque fuera la más pequeña de las lágrimas. Lo que a ella le afectaba, a mi me afectaba al triple.
He aquí mi masoquismo y mi impotencia. No podía estar tranquilo mientras ella estaba así, pero a la vez…sea como sea, lo importante era precisamente eso; el verbo “estar”… “Está conmigo”, dos simples palabras que le daban un sabor tan dulce al dolor. Desaprobaba mi egoísmo, pero era imposible de negar, pero aun asi... yo estaba feliz.

−Toda esa gente… −comenzó a decir entre sollozos, recordando la escena a penas presenciada, una situación que hubiera preferido morir antes de que ella pudiera siquiera imaginársela.

−Lo sé −susurré.

−Es horrible.

−Sí, lo es. Habría deseado que no hubieras tenido que ser testigo de esto.
No dijo más. Y me sorprendió el acto de recargarse en mi pecho para secar sus lágrimas y respirar hondo, obligándose a calmarse. Hace unos segundos hablábamos de lo terribles que podíamos llegar a ser los de mi especie, y ella ahora estaba buscando tranquilidad en mí. ¡Dios Santo!, ¡cuánto amo a esta mujer!

Fue la mente de la irritable Gianna la que me hizo poner los pies en la tierra. “Si… tomaré esa excusa”. Luego se dirigió a nosotros con ese petulante sentido de profesionalidad y hospitalidad. “No entiendo que puede ver en ella. Yo como humana soy un poco más bonita”
−¿Necesitan algo? −preguntó

−No −respondí tajante. Como odiaba a cada persona dedicada a este lugar.
…”Que genio. Será una chulada de vampiro, pero su carácter es insoportable”
Perfecto, el sentimiento es mutuo.
−¿Sabe ella lo que sucede aquí? −preguntó Bella en un susurró, una vez que Gianna estuviera lo suficientemente lejos
−Sí, lo sabe todo.

−¿Sabe también que algún día pueden matarla?

−Es consciente de que existe esa posibilidad. Alberga la esperanza de que decidan quedársela.
Lo que era una tontería, la fantasía más patética y…al fin y al cabo, la más imposible.

Fue una de las cosas que me había dejado claro Cayo hacia unos momentos. Y lo que pude comprobar en su mente.
−¿Quiere convertirse en una de ellos?
Asentí solo una vez, sabía el rumbo de esta conversación y se me hizo un hueco profundo en el estomago.

−¿Cómo puede querer eso? ¿Cómo puede ver a esa gente desfilar al interior de esa habitación espantosa y querer formar parte de eso?
El hueco se hizo cada vez más grande. Oh… había llegado la hora, Bella por fin veía la realidad de los de nuestra clase, después de tantas veces de haberlo negado. Tal vez hoy sería el día que saldría corriendo y gritando de espanto… lejos de mí.

Muy sensato, por primera vez en su vida actuaría por su bienestar, como una humana normal que se aleja del peligro. Actuaría bien y sería lo que yo esperaba desde el principio, supo lo que yo era.
Lo sabía, y me lo había planteado muchas veces, que… a final de cuantas, ese día llegaría… pero, ¿podía dejarla irse ahora? ¿Ahora cuando más necesitaba se presencia y el calor de su piel humana?, ¿resistiría una vez más hundirme en las tinieblas que me provocaban su ausencia? ¿Soportaría el reloj lento… sintiendo como el tiempo se detenía si no estaba conmigo, el hueco ponzoñoso de mi pecho?

¡Estúpido!, ¡Edward, estúpido! ¿No era eso lo que querías? ¿No querías que ella se salvara de ti? ¡Acepta las cosas y déjala ir si ella lo desea!...Sí, ella era la quien decidía ahora, y eso era lo importante, nada más.
Esperé a que se deshiciera de mi abrazo.
−Ay, Edward −gimoteó al principio, mientras nuevas lágrimas corrían por sus mejillas.
Observándome detenidamente, intenté indagar alguna chispa de temor en sus ojos. Pero en ellos solo se dibujaba angustia… lejos de aliviarme, me hizo sentir más preocupado.

−¿Qué sucede? −pregunté y me arriesgué a consolarla de la forma más humana posible, aun teniéndola en mis brazos y palmeando su espalda. Esperando a que formulara la frase. “Quiero irme de aquí”, “me das miedo, por favor déjame ir”… "Edward, no quiero estar contigo…"
----------------------------------------------------------------
Hola:
lo siento taaaaaaaaaanto, es que, pues aqui en Ags justo cuando en toda la republica volvían a clases, nosotros estabamos de vacaciones por la FDSM10 (Feria De San Marcos 2010) y no crean que como en Volterra nos vestimos de rojo y adoramos a San Marcos, no claro que no.
Me supongo que l@s que viven en distintas partes de México si han oido hablar de ella pero para l@s que no pues es, como su nombre lo dice, una feria asi super padre que ahi aqui con juegos y cosas asi y dura 3 semanas pero solo nos dan 2 de vacaciones, y pues tenia que aprovecharla jajaja asi que no falte ni un solo día a la Feria.
Espero que me perdonen y aqui esta el cap, espero que les guste.
Sin más que decir se despide de utds. gaby!!**

5 comentarios:

  1. ya hacias falta :(
    espero que publiques pronto
    muy buen capitulo

    bye

    ResponderEliminar
  2. hola niñaa buemo muchias grax x tu comentarioo =)
    muy limdo tu flog, y tu hisrtoia m encantaaa
    ta muy limda encerio espero mas capii...
    buemo q tngas un ermoso diaa
    y q siguas asii... =D

    atte: antooo
    ya t sigooo
    bye

    ResponderEliminar
  3. Hola, bueno, solo quiero decirte que ya te sigo y gracias por haberte pasado por el mio.... bueno una seguidroa mas...

    con carió:
    Bere

    PD. Muy buena la historia!!

    ResponderEliminar
  4. tienes un premio en mi blog
    pasate http://darkness-gisell.blogspot.com/

    bye

    ResponderEliminar
  5. hola!!
    yo soy de mty y la feria de san marcos es muy conocida, dicen ke es muy padre, y x otro lado el cap. esta genial!!!, me encanto wi!! sube pronto si!!!, cuidate bye

    ResponderEliminar

Un bloOg noO esta coOmplenthoO sii noO dejas thu coOmenthariioO